Protegerse de la ocupación de tu vivienda

Cómo protegerse de la ocupación de tu vivienda

Introducción

Hoy en día, protegerse de la ocupación de tu vivienda, es un pensamiento que, lamentablemente, esta demasiado presente en nuestras cabezas.

En la actualidad hay gente que posee no solo su vivienda habitual. Muchas de estas segundas viviendas se encuentran en zonas vacacionales de playa o montaña, más o menos exclusivas.

La mayoría de dichas viviendas están desprotegidas y no tienen el mismo nivel de seguridad que una vivienda habitual. Al ser una vivienda ocasional no se suelen tener artículos del mismo valor que las viviendas principales. Se echa mano de mobiliario y electrodomésticos usados, con el fin de no tener un gasto excesivo y poder veranear o pasar fines de semana tranquilos.

De un tiempo a esta parte se han venido produciendo un nuevo fenómeno, LA OCUPACIÓNHa aparecido gracias a la laxitud de las leyes que existen en materia de vivienda. Y está acabando con el sueño de los propietarios de disfrutar de las vacaciones tranquilamente.

La realidad es que la ocupación ilegal ha aumentado un 92% en España solo en el último año. Protegerse de la ocupación es una nueva tarea para los propietarios de viviendas de vacaciones. Vamos a ver cómo prevenir y evitar este tipo de prácticas.

¿Qué es el fenómeno de la ocupación?

La ocupación en España suele tener tres posibles motivaciones:

  • Situación de necesidad: Familias que no tienen recursos económicos, tienen hijos menores a su cargo y no disponen de vivienda.
  • Razones ideológicas: Enfocadas en el derecho constitucional de una vivienda digna, o como acción protesta a la actual organización del mercado de la vivienda.
  • Interés económico espurio: En este punto es donde las mafias o simplemente los caraduras han visto el agujero en la legislación española. La cual desprotege al propietario y es garantista con los derechos del que ocupa. Esto hace que pase un tiempo razonablemente largo, además de la necesidad de un desembolso económico por parte del propietario, para demostrar la propiedad de su vivienda y que se produzca el desalojo. Últimamente han bajado el número de desalojos en estos casos, porque se suele llegar a un arreglo económico con el propietario. No nos engañemos, esto es lo que realmente buscan los ocupas. Su medida de presión para arreglar el acuerdo suele ser sencilla. Disponen de muchos meses en los que el propietario no podrá usar la vivienda. En ese tiempo, el okupa podrá hacer lo que quiera, tanto a la vivienda como a la comunidad de vecinos, si la hubiera.

Diferencias entre allanamiento de morada y usurpación / ocupación

Inmueble ocupadoEl delito de usurpación trata de la ocupación ilegal de inmuebles, que no constituyen morada habitual, y que se lleva a cabo sin autorización del propietario. El código penal en su artículo 245, dispone de dos apartados. El primero, que regula la ocupación de una cosa inmueble con violencia e intimidación. Y el segundo que regula la misma conducta que se lleva a cabo sin la autorización debida o sin la voluntad de su titular, pero en ausencia de violencia e intimidación.

La pena aplicable en el primera caso, serían entre 1 y 2 años de prisión, y en el segundo solo una multa de 3 a 6 meses.

La diferencia con el delito de allanamiento de morada suele ser la vocación de permanencia. Si el infractor se queda en la vivienda sería usurpación, y si no permanece en ella, sería allanamiento de morada. También hay otra diferencia fundamental, que es el concepto de morada. Para la usurpación, la morada o vivienda no debe ser habitual, y el allanamiento se podría dar en los dos casos (vivienda habitual o no).

El artículo 202 del Código Penal castiga el allanamiento de morada indicando que el particular que, sin habitar en ella, entrare en morada ajena o se mantuviera en ella contra la voluntad de su morador será castigado con pena de prisión.

En el código civil también se habla de estas cuestiones, pero no es necesario que entremos en esta materia (ya haremos otro post con este contenido)

Todas las cuestiones anteriores son bien conocidas por los colectivos ocupas, o las mafias que operan en este ámbito.

¿Cómo prevenir una ocupación?

El máximo objetivo de los okupas es introducirse en la vivienda desocupada, sin violencia, y cambiar el bombín. De esta manera tendrán las llaves a su cargo, y controlarán la entrada a la vivienda. Una vez hecho esto, ya casi tienen todas las de ganar. Aunque llamemos a la policía, esta no podrá entrar a la vivienda sin orden de un juez.

Solo en el caso que la ocupación se acabe de producir y haya testigos presenciales dispuestos a declarar que han presenciado la usurpación, se podrá actuar por parte de las fuerzas de seguridad. De esta manera, la policía podrá redactar su atestado incluyendo las declaraciones de los testigos y obligar a los ocupantes a abandonar el inmueble.

Concentrémonos en esta pequeña ventana que nos ofrece la ley, para no llegar a las actuaciones civiles y o penales. Se trata de proteger nuestra vivienda para impedir, dificultar o retrasar lo máximo posible el acto de ocupación. Esto dará tiempo a los transeúntes a presenciar el delito o a que llegue la policía para evitarlo.

Medidas antiocupación

Protegerse de la ocupación de tu vivienda debería tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Instala una alarma anti okupas, que detecte la intrusión y que actúe como medio disuasorio, o interrumpa el procedimiento de la ocupación. Procura que la alarma esté conectada a una CRA (Central receptora de alarmas), ya que te avisará inmediatamente del problema. Como ya hemos visto el tiempo es crucial para que no nos enfrentemos a un proceso judicial. Desde Segurmail podemos aconsejarte nuestro sistema 2 WAY SAFETY conectado con CRA.
  • Complementa el sistema con cámaras de videovigilancia. Si al final vas a juicio, las pruebas de video serán válidas y eficaces para acortar el proceso. Puede que incluso determinantes para que no llegue a empezar, si hay negociación previa.
  • Si es una vivienda aislada, el sistema de alarma deberá contar con baterías. Esto lo dotará de autonomía suficiente para soportar el corte de suministro eléctrico. No es descabellado que los okupas corten el suministro con anterioridad para garantizarse una “okupación tranquila”.
  • Instala medidas de resistencia física, no solo en la puerta principal, sino en ventanas también.
    • Con respecto a las puertas, existen modelos preparados para repeler las intrusiones, reforzando su cierre y estructura. También existen productos más asequibles, basados en los escudos acorazados de seguridad. Estos escudos, ya sean circulares o rectangulares, protegerán el bombín de la puerta.  Se oculta la cerradura con tecnología magnética, y placas de protección antitaladro.
    • Para las ventanas, es importante estudiar los modelos de rejas de anti-intrusión, los cierres magnéticos o las persianas de seguridad.

 

Persianas de Seguridad
Persianas de seguridad

¿Me compensa poner un sistema de alarma en una segunda vivienda?

Vamos a repasar los costes derivados de una ocupación:

  • Hasta que se llegue a la desocupación, usted como propietario deberá seguir pagando. Esto incluye TODOS los gastos de suministros que los ocupas realicen (agua, gas y electricidad).
  • También deberá seguir pagando la hipoteca si la tiene, sin disfrutar de la vivienda.
  • Los gastos derivados de los procedimientos judiciales.
  • Una vez conseguida la desocupación, todos los desperfectos ocasionados por los ocupantes. Probablemente bien asesorados por su abogado, se habrán declarado insolventes.

Dependiendo de lo que se alargue el proceso de desocupación, los gastos se irán incrementando exponencialmente. Por menos de un 10% de lo que le costaría exponerse a una ocupación, dispondría de un sistema de alarma, y medidas físicas para evitar la intrusión de cualquier posible okupa.

Con Segurmail, protegerse de la ocupación de tu vivienda será fácil y económico. Un experto en seguridad, se pondrá en contacto con usted para asesorarle y valorar el tipo de sistema de seguridad que más se ajusta a sus necesidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *